aldee@aldee.org     mapa web Mapa Web    Área de socios Área de socios
Aldee Index
Noticias
volver al listado
■ Sobre la Ley de Libro
El sector halla virtudes y muchas lagunas en la futura Ley del Libro
(Gara, 25-2-07)


La Comisin de Cultura del Congreso de los Diputados de Madrid ha escuchado esta semana las opiniones de distintos agentes sobre la futura Ley de la Lectura, el Libro y las Bibliotecas. Adems de actualizar la normativa vigente, que data de 1975, el proyecto establece un precio fijo para los libros, con excepcin de los de texto, cuya tarifa se liberaliza. GARA ha recabado la impresin de algunas voces relacionadas con este mbito en Euskal Herria.



Izaskun LABEAGA | BILBO

Una de las claves del articulado sobre el que se ha discutido esta semana es el establecimiento de un precio fijo para todos los libros, salvo para los manuales de texto, cuya tarifa se liberaliza. De esta manera, se acabar con los descuentos libres que se aprobaron en 2000, durante el mandato de Jos Mara Aznar, con efectos perversos para las libreras, tal y como ha denunciado la Federacin espaola de Gremios de Editores.

En cualquier caso, la liberalizacin del precio de los libros para la enseanza obligatoria ha causado incertidumbre en el sector y no son pocas las voces que se han alzado en contra. El debate de los ltimos das ha dejado al descubierto la delicada situacin que atraviesan los libreros en todo el Estado espaol. Las asociaciones que les representan creen que con la futura ley no est garantizada su supervivencia y reclaman a la Administracin mayores apoyos.

En cuanto a las medidas dirigidas al fomento de la lectura, el plan plurianual propuesto en el proyecto de Ley prev una inversin de 431 millones de euros hasta 2014. Este presupuesto se destinar principalmente a mejorar la dotacin bibliotecaria. Uno de los objetivos que persigue la norma es el de alcanzar una disponibilidad media de entre 1,5 y 2,5 libros por habitante, tal y como establecen las directrices de la Unesco.

El texto recoge, asimismo, la necesidad de realizar campaas de promocin del hbito de la lectura, especialmente entre el pblico infantil y juvenil, al tiempo que plantea la creacin del Observatorio de la Lectura y del Libro, con el cometido de analizar la situacin del libro, la lectura y las bibliotecas.

El proyecto de Ley moderniza la definicin oficial de libro, adecundola a los cambios producidos por la aparicin de las nuevas tecnologas. Segn esto, se entiende por libro la obra cientfica, literaria o de cualquier otra ndole que constituya una publicacin unitaria editada en uno o varios volmenes y que puede aparecer impresa o en cualquier otro soporte susceptible de lectura.

La Ley del Libro viene a sustituir a la regulacin en vigor, que data de 1975. En Euskal Herria, algunos aspectos de la nueva redaccin han sido bien recibidas, no as otros, como el precio libre para los libros de enseanza.

El Gremio de Editores de Euskadi no oculta su satisfaccin por el reconocimiento del precio fijo para el resto de las publicaciones. La gran competencia en el sector se establece entre la oferta de las distintas editoriales, lo que permite el pluralismo cultural y el mantenimiento de las libreras al precio ms bajo posible. Asimismo, impide utilizar el libro como reclamo comercial, con lo que se reconoce la doble vertiente del libro como producto y bien cultural.

Son palabras de Andrs Fernndez, secretario del Gremio de Editores de Euskadi, que, sin embargo, no puede estar de acuerdo con la excepcin realizada con los libros de texto, aunque afirme que la redaccin actual con precio libre es mejor que la de descuentos ilimitados. No sabemos las consecuencias de esta decisin, que en ningn caso ser positiva para las libreras, augura.

El Gremio de Editores echa en falta un reconocimiento ms explcito de las libreras como canal natural de comercializacin del libro y deseara que la aplicacin de la Ley fuera inmediata a su publicacin, ya que puede ver la luz en el perodo de la prxima campaa de comercializacin del libro de texto y no sera normal que durante la misma se dieran dos sistemas de comercializacin: descuentos ilimitados y precio libre.

Lo que s le convence es la actualizacin del concepto de libro, acercndolo a la realidad tecnolgica, y que se reconozca la lectura como un instrumento necesario para el desarrollo de las personas y la pluralidad. Al tiempo, cree insuficiente la dotacin econmica recogida en la memoria que acompaa al anteproyecto.

De momento, la Asociacin de Libreros de Navarra no tiene una posicin. En nombre propio, el presidente de la agrupacin, Jess Sancha, resalta dos aspectos de la ley. Que el libro mantenga el precio fijo est muy bien porque, de alguna manera, garantiza la supervivencia de las libreras. Aplaude, asimismo, que se elimine como concepto el descuento en el libro de texto de la enseanza obligatoria.

Sancha augura que el da que se liberalice el precio del libro, si eso ocurre, estaremos perdidos, ganarn las grandes superficies, sin ninguna duda. Cita, a modo de ejemplo, la desaparicin de las tiendas de discos en Iruea. Cuando alguien defiende que se pueda copiar, la libertad de comercio y de precio, ha de tener en cuenta que lo que eso acarrea es el desierto cultural ms absoluto.



Reduccionista

Algunas de las crticas ms duras al proyecto de Ley del Libro las ha dirigido el colectivo de bibliotecarios, que la ha calificado de reduccionista, ya que no regula el sistema bibliotecario ni define el modelo de gestin. Llama la atencin sobre el hecho de que el articulado se ocupe nicamente de las bibliotecas de carcter pblico, dejando al margen las escolares, las universitarias y las privadas.

Susana Cerezo, de la Asociacin Vasca de profesionales de Archivos, Bibliotecas y Centros de Documentacin, apunta que no es acertado incluir las bibliotecas dentro de una Ley que incluye al libro y al mbito editorial porque da la sensacin de que las bibliotecas se circunscriben a ese tipo de documentos y, hoy en da, todo el mundo sabe que no es as.

Las competencias sobre las bibliotecas estn trasferidas a las comunidades autnomas. As, el nico quehacer de la Administracin de Estado sera el de potenciar la cooperacin bibliotecaria. Una ley de bibliotecas debera hablar de los requisitos de los modelos de gestin, de los estndares a cumplir -sostiene Cerezo-, cuestiones que no se mencionan en esta Ley.

Las novedades en el mbito informtico han supuesto una verdadera revolucin en cuanto a la oferta de fondos de las bibliotecas, el servicio al usuario y la forma de trabajar en ellas. Esto no se tiene en cuenta, critica la Asociacin Vasca de Profesionales de Archivos, Bibliotecas y Centros de Documentacin.

En las sesiones que han tenido lugar en el seno de la Comisin de Cultura, los partidos polticos catalanes y gallegos han criticado la invasin competencial. Finalmente, ERC, CIU, IU-ICV y BNG decidieron retirar sus enmiendas a la totalidad, tras negociar con el Ejecutivo.

El proyecto de ley sigue ahora su curso. El martes finaliza el plazo para la presentacin de enmiendas parciales y el jueves se constituir la ponencia. El 14 de marzo tendr lugar un nuevo debate en comisin.

Egile eskubideen aldeko aldarria idazleen aldetik
Liburuaren Legeari zuzenketak aurkezteko epea zabalik dago oraindik. Aukera hau aztertzen ari da Euskal Idazleen Elkartea (EIE). Galiza eta Kataluniako elkarteekin biltzeko asmoa ere badute ekimen bateratu bat adosteko modua ikusteko, izan ere, liburuaren lege berriarekin espainiar Estatuko tokiko hizkuntza txikiek ez dugu inolako babesik, Fito Rodriguez EIEko lehendakariaren arabera.

Bestetik, ez da inon jasotzen -dio- liburutegietan maileguarengatik kanon bat ordaintzeko aukera. Egile eskubideen inguruan anbiguotasuna ikusten du, alegia, titularrak ez dauka baimenik musutruk eman beharrik baina momentuz ez dago modu esplizituan horrelakorik xedatzen duen legerik. Rodriguezen aburuz, egile eskubideen aurrean ikuspegi diru biltzailea dute agintariek eta, horrela, edozein DVD, CD edo liburu erostean norbanakoak ordaindu behar izaten du beti. Aldiz, erantzunkizuna botere publikoena denean, gainetik kentzen dute beraiei beharko lekiokeen sama. Liburutegien kasuan, ez dute mailegutzaren araberako inolako kanonik ordaindu nahi eta berriro norbanakoak ordaindu behar izaten du kultura.

Rodriguezek Eslovakiako adibidea dakar gogora. Hango idazleentzat funtsezkoa da liburutegi publikoen bidez ematen zaien kanona. Bide horretatik diru dexente etortzen zaie idazten jarraitu ahal izateko. Hala, liburutegi publikoa promozionatu egiten da eta botere publikoek erantzunkizuna dute kulturaren promozioan.

Aldee
Loiola Kalea, 14, 3. - 8. bulegoa
20005 DONOSTIA - SAN SEBASTIÁN Aviso legal - Política de cookies